RO.MAGNA

RO.MAGNA

Calle Jaume I 3, Barrio del Gótico

Precio por persona: 17,00€

Antipasti (piadine, coppa, mortadella, prosciutto di parma, salame, squacquerone)

Gnocchetti alla carbonara guanciale

Tortelli di zucca con burro e salvia

Crescioni di nutella (de regalo!)

Aperol Spritz

Caña de cerveza artesanal x2

Valoración personal: ***


Ro.magna es un espectaculo a la vista, al olfato y sobretodo al paladar. Dejadme que os deleite con la descripción.

Fue un sábado soleado al mediodía cuando entramos al restaurante, justo en la esquina con la Plaza Sant Jaume. Habiendo reservado mesa de antemano nos sentó en la mesa, estratégicamente colocada entre una estantería de productos artesanales y la barra donde preparaban las piadinas. El restaurante no debía tener más de cinco mesas.

Al acomodarnos pronto me fijé en dos platos del menú, el antipasti (o surtido de embutidos italianos) y las pastas. Como siempre, al ver que la camarera era de Roma dejé que me recomendara las mejores combinaciones así que guiados por su instinto nos pedimos el gnocchetti i el tortelli de calabaza de segundo. De bebida un spritz (sí, ya se que no es romano sino de origen veneciano) y dos cañas de cerveza. Primera mención para la cerveza, fresca y con cuerpo, que resultó provenir de una variedad poco conocida que produce la cervecería Damm y que no vende al público.

Mientras bebíamos observamos como preparaban el plato de cortes de embutidos varios y como daban forma a la piadina, el pan plano que serviría de acompañamiento. Imaginaos lo grande que era el plato resultante que tuvieron que alargar la mesa. Lo trajeron con una botella de aceite virgen extra impresionante con el que aliñamos el queso squacquerone, similar al requesón pero con un sabor más intenso. Un surtido muy completo con embutidos italianos de primera calidad.

img_1616
tortelli di zucca con burro e salvia

Una vez vaciado el plato por completo, nos trajeron las pastas. Mi gnocchetti, la versión mini de los gnocchi de patata estaba en su punto de cocción y bañado por una auténtica salsa carbonara. Digo auténtica porque ni había rastro de cebolla ni rastro de crema de leche. Sólo queso, huevo, pimienta, quilos de parmesano y trozos de guanciale crujiente, una carne parecida al bacon proveniente de la galta del cerdo. Delante de mí estaban también los tortelli de calabaza, con un ligero sabor dulzón que resaltaba sobre la sobria salsa de mantequilla y hojas de salvia.

Ya llenos hasta las cejas, al pedir los cafés la camarera nos sorprendió con unos mini crescioni, una versión más light de la piadina rellena de nutella y espolvoreada de azúcar. Un postre perfecto para rematar semejante bacanal gastronómica. Recomendadisimo!!

img_1619

www.ro-magna.es

Anuncios

2 comentarios en “RO.MAGNA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s